Buenos días. Sábado, 20 de octubre de 2018
extranet
Página principal  Recomendar la página
Banner Cabecera
DMCorporativewww.leyprocesal.com
  Buscador

Instituto Vasco de Derecho Procesal

disminuir fuente ampliar fuente

LOS DIVORCIOS CAEN POR SEGUNDO AÑO CONSECUTIVO POR LA CRISIS ECONÓMICA. EN E1 2008, SE REGISTRARON CASI 119.000 RUPTURAS, UN 13,5% MENOS QUE EN EL 2007

La crisis económica hace mella en los divorcios, echando por tie­rra las tesis de aquellos que vatici­naban un incremento descomu­nal de rupturas con la entrada en vigor del divorcio exprés. El año pasado, la cifra de matrimonios disueltos no alcanzó los 119.000, un 13,5% menos que en el 2007, año en el que comenzaron a no­tarse los primeros efectos de la re­cesión y en el que ya se registró un 5,76% menos de rupturas (di­vorcios, separaciones y nulida­des, aunque estas últimas son marginales) que en los doce me­ses anteriores, según los datos extraídos del último informe sobre esta materia realizado por el Ins­tituto Nacional de Estadística (INE).

 

Las causas de este descenso (12,5% los divorcios y un 24,4% las separaciones) habría que bus­carlas, principalmente, en la caí­da de los precios de la vivienda, señala la abogada de familia, Ma­ría Carrión, opinión que compar­ten los letrados consultados por este periódico. Muchos de los que en este año se han planteado rom­per su relación se han encontra­do con el problema de que la vi­vienda familiar no se vende (la venta ha caído en torno a un 30%) y, en los pocos casos en los que se han producido ofertas, siempre han sido por unos precios mucho más bajos de los que preveía la pa­reja (el descenso se cifra en alre­dedor de un 20% de media).

A esto hay que sumar, señala Carrión, el aumento del paro y la inseguridad que la crisis ha gene­rado en la mayoría de los trabaja­dores respecto a la posibilidad de mantener en su puesto de trabajo en el futuro inmediato. "Muchas parejas han optado por mantener su relación, a la espera de que la situación económica cambie. Uni­dos pueden capear la crisis, pero separados saben que no pueden hacerse cargo de las hipotecas, de las pensiones alimenticias o de los alquileres de los pisos", señala la letrada.

Según los datos que se extraen del informe del INE, la mayoría de las rupturas se produce entre los 40 y los 49 años. En concreto, la edad media de las mujeres que en el 2008 disolvieron su matri­monio fue de 41,7 años y de 44,2 años en el caso de los varones. En el 2007, la edad media fue algo in­ferior: 43,8 años para los hom­bres y 41,2 las mujeres. La dura­ción media del matrimonio fue de 15,6 años, igual que el año anterior (15,4 en el casos de los divor­cios, 19,1 años. en las separacio­nes y 9,3 en las anulaciones). El 88,2% de las disoluciones matri­moniales tuvo lugar entre cónyu­ges de nacionalidad española.

La mayoría de los matrimo­nios disueltos (54%) en el 2008 tenía hijos menores de edad, de ellos, el 31% sólo tenía uno. En el 57% de las rupturas se asignó una pensión alimenticia: de ellas, en el 90% de los casos el pago de la pensión le correspondió al padre, en el 4,2% de los casos a la madre y en el 6% a ambos cónyuges.

En cuanto a la custodia de los hijos, en el 86% esta fue otorgada a la madre, el 4% al padre y casi el 10% fue compartida por ambos cónyuges. Estas cifras son muy si­milares a las registradas en el 2007.

En cuanto a quien presentó la demanda de ruptura, la mayoría (44%) fue de manera conjunta. Cuando no hubo acuerdo, fue la mujer (33,7%) la que dio el paso de solicitar la disolución matri­monial (LA VANGUARDIA, viernes, 18 de septiembre de 2009).

 



 
Área privada

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aqui.